jueves, 19 de noviembre de 2009

Nuestra obsesión con los vampiros y sexo.



Vampiros y sexo: parecen inextricablemente vinculados. Quizás el título debería haber sido re-enunciado a '¿Por qué han empezado los vampiros a obsesionarnos con el sexo? Ya se trate de Drácula, True Blood, Vampiro Diaries o Crepúsculo, los vampiros parecen haberse convertido en sinónimo de sexo, de la sexualidad y de lo prohibido. Teniendo en cuenta que el orgasmo ha sido denominado la petit mort (la pequeña muerte), si nos sorprende que el acto de vampirismo está asociado con la sexualidad.

En realidad, parece que no podemos escapar a estas criaturas con colmillos. Están al acecho en todas partes y se han convertido en nuestra más reciente obsesión, o debería decir, ¿una adicción? Pero, ¿por qué es así? Como sugiere Yvonne K. Fulbright:

"En dos palabras: el sexo vampiríco."

Mientras que para algunos levantan las manos horrorizados ante la hiper sexualidad expuesto por los habitantes de la serie de HBO, True Blood, los vampiros en los libros, en las películas y en la televisión son y siempre han sido asociados con el sexo. El acto de vampirismo es, por decirlo suavemente, muy íntimo. Se trata de la boca, una zona erógena en sí misma, morder y chupar la víctima. ¿Debo decir más? No es de extrañar entonces que esté íntimamente ligado a los actos prohibidos, sobre todo si echamos la mente de regreso al Londres victoriano de Drácula donde el sexo y la sexualidad eran tan limitados como las mujeres que tenían que llevar corsés entonces.

Como ahora sabemos, las leyendas de vampiros son anteriores a Drácula de Stoker, la imagen tradicional del vampiro como una criatura hinchada alimentándose de cadáveres en descomposición dio paso a la de Polidori y Stoker, la re-imaginación del vampiro. A través de ellos, el vampiro se vinculó con el depredador aristocrático, que es también un elemento básico de varios cuentos de hadas. Por ejemplo, el personaje del lobo en Caperucita Roja era una caricatura apenas disimulado del hermano menor de Louis XIV, el duque de Orleans, que seduce sin piedad a hombres y mujeres. Los escritores de novela gótica, como Sheridan, Le Fanu, Polidori y Stoker, probablemente devoraron por cuenta de Baring, la condesa Elizabeth Bathory, cruel mujer asesina en serie. Condenada en 1610 por asesinar a 80 mujeres jóvenes, llegó a ser conocida como "La Dama de Bloody Cachtice" por bañarse en la sangre de sus víctimas en la creencia de que ello contribuiría a mantener su belleza y juventud.

Polidori, el médico de Lord Byron, publicó El vampiro en 1819, posteriormente retomando el beber la sangre por un vampiro como un atractivo, carismático antihéroe. Polidori, como ahora sabemos, basa el Señor Ruthven, el vampiro, en su paciente Lord Byron. Lady Caroline Lamb, ex amante de Byron, lo describió una vez como "loco, malo y peligroso de conocer», también llamado el villano en la novela de Glenarvon Lord Ruthven. Se cree ampliamente que tanto Lady Caroline Lamb y Polidori se resuelve la señal del famoso poeta.

Pero fue Bram Stoker, quien nos dio la imagen y las características del vampiro moderno, aunque la influencia del libro, sólo creció en el siglo XX. Drácula también incorpora la alegoría de conexión de sangre con el sexo por el cual las implicaciones sexuales del intercambio de sangre entre el vampiro y su víctima ofrecen matices psicosexuales y eróticos muy potentes. Cuando Mina Harker bebe la sangre de Drácula, Mina tiene su primera experiencia de éxtasis sexual, las insinuaciones sexuales son inconfundibles.

Por supuesto, FW Murnau expresionista alemán, sin duda, con el vampiro Nosferatu regresó a un monstruo espantoso. En el desempeño de Max Shreck, vemos a un vampiro como un ser odioso y grotesco, no la criatura con colmillos carismática. Pero fue el rendimiento de Bela Lugosi en 1924 que los vampiros son convertidos como lo irresistible, pulido, seductor y apuesto villano. A través de Bela Lugosi, el vampiro moderno está rehabilitado, y ahora parece siempre joven habitando entre dos mundos, donde están ni los muertos ni los vivos. Como Y.K. Fulbright indica:

"Bela Lugosi hizo vampiros irresistiblemente atractivos en la modernidad. Pero más allá de los cuerpos calientes, se ve, es la descripción del vampiro macho como la de James Dean de Goth que tiene el mayor atractivo [...] estos rebeldes están lejos de ser puro en pensamientos y acciones. Las mujeres no pueden evitar sentirse atraídos por estos fascinantes, incomprendidos, chicos malos de homos cambiante".

Además, a diferencia de los anteriores vampiros, nuestros chicos malos son notablemente modernos desviados e hipersexuales que involucran.

"Tramas sutiles de desviados sexuales coqueteando con fetiches [...] Desde la década de 1950, las historias se han vuelto más abiertas "explícitamente", con las películas más recientes y programas de televisión que representan o aluden al sexo frenético, enloquecido por la apelación agresiva".

Creo que no deben desmenuzar nuestras palabras aquí, porque lo que el llamamiento alude a vampiro moderno, ¿cómo vamos a decir que... es que de S & M. Como Y.K. Fulbright observa en sus notas:

"A los vampiros les gusta duro. Les gusta morder. Y su amor a las picaduras de las víctimas, los arañazos y las esposas como se muestra en series como Buffy Cazavampiros. A veces es una atracción sadomasoquistas lo que se conoce como "Bangers fang" [...] las personas que tienen una cosa para maltratar, que juegan a roles sexual de vampiros. La razón de la esclavitud, la dominación y la presentación de los temas mezclados con "amor verdadero" son perfectas para despojarse de su bufanda o cuello de tortuga".

En resumen, estos vampiros modernos nos permiten entrar en contacto con nuestra parte primordial de los deseos sexuales, que rara vez ven la luz del día.

"La lujuria peligrosa de un vampiro dividido entre mantener el control con su presa hasta que su cuerpo parezca una respuesta sexual. Y es delicioso [...] Cuando se trata de deseo y la lujuria, nos encanta ser depredados. Los vampiros van a las zonas erógenas más sensibles, el cuello, cada vez más magnéticos que sus víctimas ruegan por la vida, la muerte, para el sexo."

Huelga decir que los vampiros de True Blood de HBO cumplen todas estas fantasías modernas acerca de la sexualidad de los vampiros. Fascinantes, peligrosos, ambivalentes y lujuriosos. Sí, los vampiros Bill y Eric Northman el vikingo son de esa forma. Criaturas con la sensualidad sin censura, sí, los vampiros que habitan en el mundo gótico sureño de True Blood son todos demasiado. Bellos, inmortales y eróticos, libidinosos, los vampiros no tienen miedo de su naturaleza lujuriosa. Tampoco luchan contra ellos. Que felizmente no sienten culpa o vergüenza. De hecho, saben que son malos y peligrosos. De hecho, estas criaturas de la noche no siempre tienen que avergonzarse. Estas criaturas no siempre tienen que lidiar con el 'día después'. Ningún ser humano cuerdo jamás podría ser tan libre.

Pero seamos realistas, no son humanos tampoco. En cambio, otros son algo desafiantes, provocadores de la realidad pragmática, criaturas de nuestras pesadillas o cuentos de hadas, dependiendo por supuesto, de su inclinación. Y estamos fascinados y obsesionados por estas maravillosas criaturas.

Traducido por este Blog.
Fuente: Foxnews.com

1 comentario:

aracelyrdz0502 dijo...

que gran ensayo sobre el vampirismo!! excelente! y excelentemente traducido! felicidades!